¿Cometes estos errores al preparar zumo de fruta?

Si eres de los que se preparan cada mañana un buen zumo de naranja exprimida por los múltiples beneficios que se le atribuyen a esta fantástica fruta y además lo haces para sentirte más sano y bien contigo mismo por estar depurando o «detoxificando» el organismo, quizá no lo estés enfocando desde el prisma adecuado.

¿Qué pasa con el zumo de fruta?

Parto de la base de que estamos hablando de zumos caseros hechos en casa fruto de exprimir o licuar unas piezas de fruta.
Dicho esto, coincidiremos si digo que es habitual oír a la gente hablar de este producto catalogándolo de nada menos que de elixir repleto de vitaminas, como si eso fuese lo único importante, sin tener en cuenta nada más, la fibra provista en la pulpa por ejemplo y que queda excluida en el proceso de exprimir o licuar la fruta arrastrando con ello parte de las vitaminas y minerales.

Parece que la vox populi no hace distinciones entre la fruta entera y un zumo exprimido, y aún peor, un zumo de bote – ¿100% «natural»? -, otro error garrafal, pues sería como querer comparar a una persona que hace deporte a diario, con alguien que lo ve por la televisión, también a diario, o sea una estupidez.

Hecho este inciso podríamos poner un ejemplo fácil, podemos comentar cómo es el desayuno «typical spanish», un desayuno cargado de buenas intenciones que finalmente no quedan en nada más que en eso, un desayuno que se compone de una taza llena de cereales, al toque Mr. Wonderful, con leche – semi desnatada, recuerda que hay que cuidar la línea – y Cola Cao al fallo – con algo de suerte sin azúcar añadido, recuerda que nos estamos cuidando – y un buen zumo de bote de alguna fruta que por la imagen del packaging aparente la opción más saludable.

El problema radica en la concepción del mismo, es decir, cuando escuchas a personas hablar de los zumos hechos en casa es bien frecuente ver cómo le atribuyen propiedades adelgazantes, depurativas y «detoxificantes», entre otras, y ahí está el error, el zumo en sí no representa un problema si no se abusa y se toma con moderación, como casi todo en la vida, el problema viene cuando se le atribuyen propiedades que no tiene o se tilda de mágico a algo que no lo es, y a consecuencia haces un hábito de un recurso que, usado esporádicamente, no presentaría mayor problema.

Entonces… ¿Los zumos son sanos o no?

Un zumo nunca sustituirá a una fruta entera, por la capacidad saciante de la misma por ejemplo, te podrás preparar y beber un zumo hecho con 3 o 4 naranjas sin despeinarte pero ahora trata de comerte 3 o 4 naranjas seguidas y vemos como te sientes.
En un zumo estás ingiriendo una cantidad de «agua y azúcar libre» de la que no estás siendo consciente al beberlo, cosa que no pasaría de igual forma si ingirieses una pieza de fruta, además de que el impacto metabólico es totalmente distinto y aquí cabe recordar la importancia de la fibra y su rol a la hora de controlar los niveles de glucosa en la sangre, y a estas alturas ya sabemos lo que el «azúcar» implica en el organismo y la relación que tiene con diversas patologías, entre ellas la obesidad, diabetes tipo 2, etc.

Por la cantidad de micronutrientes que aporta aún exprimido o licuado puede ser un recurso a emplear de vez en cuando, pero nada más allá de eso, decir que un zumo es una opción sana o saludable es no tener claro todo lo expuesto.

Conclusión: La opción más adecuada y saludable

Un zumo casero puede ser un buen recurso y siempre será más sano que comer bollería o cualquier otro producto ultra procesado, pero lo que realmente debes hacer si te apetece ingerir fruta y no quieres comerla entera es prepararte un buen batido de frutas, sí un batido o triturado, tal cual.

Lavas la fruta, la cortas a trocitos y los echas a la batidora (con o sin piel, en función de la fruta) y lo trituras todo hasta que quede bien batido, de esta manera estarás conservando la mayor parte de micronutrientes y de la fibra que contiene la fruta, de esta forma generarás un impacto insulínico mínimo en el organismo, cabe decir para el caso que la diferencia en el índice glucémico de las frutas enteras o trituradas respecto al del zumo es más que notable, siendo la opción más adecuada y saludable el batido y triturado de fruta por todo lo comentado anteriormente.

Y tú… ¿Vas a seguir con tus zumos mañaneros 100% naturales?

Desayunos, fibra dietética, zumo de fruta


DietayFitness

Apasionados por el fitness y el wellness por su repercusión directa sobre la salud y calidad de vida.